lunes, 16 de diciembre de 2013

SOS: ICEBERG GIGANTE HACIA LA RUTA MARÍTIMA. Aportación de Lidia Martín 1º A BTO

Hace poco salió en las noticias un importante suceso relacionado con el medio ambiente,el desprendimiento de un iceberg, y que sería interesante analizar en el tema 3 

EL MUNDO- CARLOS FRESNEDA 

Una auténtica isla flotante de hielo de 700 kilómetros cuadrados (el tamaño de Menorca) avanza a la deriva en el Oceáno Antártico y tiene en jaque a los navegantes y a los científicos. El gigantesco iceberg se desprendió el pasado mes de julio del glaciar de Pine Island, al oeste de la Antártida, y se ha alejado ya casi dos kilómetros de las costas, con rumbo totalmente incierto.


El Gobierno británico ha destinado un fondo de emergencia de 50.000 libras (unos 60.000 euros) para vigilar en todo momento su evolución y predecir los movimientos del bloque de hielo, que podría alterar seriamente las rutas de navegación en el sur del Atlántico y del Pacífico.

Un avión de reconocimiento de la NASA fue el primero en avistar en 2011 la extensísima grieta en el glaciar de Pine Island, que durante los dos últimos años han mantenido en alerta a los científicos.

«El pasado mes de julio descubrimos que la grieta había cumplido su función y que de hecho el gran fragmento de hielo ya se había desprendido», reconoció el investigador Gran Bigg, de la Universidad de Sheffield, en declaraciones a la BBC. «Como era aún invierno en la Antártida, la separación no era visible porque la superficie estaba aún helada».

«Pero en los dos últimos días, el gran bloque de hielo se ha desprendido definitivamente y está ya claramente a uno o dos kilómetros del glaciar, con un caudal de agua separando cada vez más las dos masas», agregó el profesor Bigg, que tiene a un equipo completo haciendo el seguimiento e intentando calcular la trayectoria del iceberg. «Normalmente, los icebergs tardan un tiempo en salir la bahía de Pine Island», advierte el científico británico. «Pero una vez lo hacen, pueden ir hacia el este, siguiendo la costa o trazando un círculo hasta llegar a mar abierto en el océano Antártico».

Al experto de la Universidad de Sheffield le preocupa que la gran isla de hielo (comparada también por su tamaño con Singapur) siga la trayectoria del último iceberg que se desprendió de este glaciar y acabe enfilando hacia el Cabo de Hornos en Sudamérica.

[...]

Los expertos se temen que, debido al proceso de deshielo acelerado como consecuencia del cambio climático, todo el glaciar de Pine Island podría desprenderse de la Antártida. Esto podría tener consecuencias catastróficas, ya que no sólo aumentaría el nivel del mar, sino desestabilizaría toda la capa helada de la Antártida occidental. Precisamente por ello, un iceberg gigante como el que acaba de desprenderse puede proporcionar datos científicos muy valiosos para comprender los factores que están contribuyendo al proceso de deshielo.

1 comentario:

Evelyn Intriago dijo...

LA POLARIDAD DE LA TIERRA PODRÁ INVERTIRSE PRÓXIMAMENTE.
El debilitamiento gradual del campo magnético de la Tierra es un fenómeno conocido desde hace tiempo. Se estima que en el último siglo y medio ha reducido su intensidad al menos en un diez por ciento, aunque en zonas como la Anomalía del Atlántico Sur está disminuyendo diez veces más rápido que en otros lugares. Según un estudio científico publicado en 2008 en Nature Geoscience, este debilitamiento podría provocar una inminente inversión magnética de los polos.
Nuestra Tierra, al igual que otros planetas del Sistema Solar, posee un campo magnético que se extiende desde su núcleo hasta el espacio exterior, en el que va perdiendo progresivamente su intensidad. Gracias a este campo, el planeta se comporta como un imán gigante con sus dos polos magnéticos, que además se encuentran próximos a los polos geográficos -el polo norte magnético está actualmente a 1.800 kilómetros del polo norte geográfico. El campo magnético terrestre forma un escudo protector contra el viento solar, que es el flujo de partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol. Y este escudo, que se conoce como magnetosfera, es lo que ha protegido siempre la vida de la Tierra contra gran parte de la radiación que fluye desde el Sol.
El campo magnético de la Tierra se ha debilitado al menos un 10% en los últimos 150 años, lo que podría apuntar a una próxima inversión de los polos.
Se tiene constancia que la magnetosfera no siempre ha tenido la misma fortaleza, ya que está sujeta a fluctuaciones naturales de máxima y mínima intensidad. En la actualidad, la magnetosfera se está debilitando progresivamente, pero se considera que sus niveles se encuentran todavía por encima de la media cuando se compara con otros períodos recientes.
Sin embargo, un reciente estudio científico señala que fluctuaciones menores y más rápidas podrían provocar atenuaciones de la protección de la magnetosfera en cuestión de meses.
El campo magnético de la Tierra se ha debilitado al menos un 10% en los últimos 150 años, lo que podría apuntar a una próxima inversión de los polos.Que el campo magnético de la Tierra se debilite,La polaridad de la Tierra podría invertirse próximamente no implica necesariamente la cercanía de una inversión, pero sí una probabilidad de la misma. No existe un consenso general sobre la inminente inversión.
En los últimos cinco millones de años, el campo magnético terrestre ha sufrido más de veinte inversiones, la última de las cuales fue hace 780.000 años.
La comunidad científica reconoce que las inversiones geomagnéticas son de naturaleza caótica, y que no hay forma de predecirlas. Podrían suceder con carácter inminente o no tener lugar hasta dentro de varios miles de años. Gracias a indicios registrados en los sedimentos marinos, se sabe que en los últimos cinco millones de años, el campo magnético terrestre ha sufrido más de veinte inversiones, la última de las cuales fue hace 780.000 años.
Las consecuencias que podría tener un cambio súbito de los polos magnéticos Norte-Sur, es un tema ampliamente discutido y sobre el que no existe un consenso científico común. Lo que sí es conocido es que el cambio trae consigo un debilitamiento del campo magnético, seguido de un periodo de recuperación y reorganización de la polaridad opuesta.
La vulnerabilidad de la Tierra ante las tormentas solares es el efecto que más se señala como consecuencia de este debilitamiento. Una presión del viento solar lo suficientemente intensa sobre la magnetosfera débil, podría alterar las órbitas de los satélites, dañar las comunicaciones de todo el planeta, estropear todo tipo de aparatos eléctricos, e incluso, si la radiación es lo bastante intensa, afectar a las personas. Como tantos procesos naturales movidos por fuerzas caóticas, es impredecible conocer cuándo sucederá la próxima inversión magnética polar.
Evelyn Intriago 1ºB BTO.